Ser trabajadora social influye en mi visión del mundo y me posibilita un aprendizaje continuo. Este blog está en un proceso.
Sobretodo cito lecturas para compartir con otros/as trabajadores/as sociales, educadores/as, psicólogos/as y en definitiva con personas a las que les gusten las Ciencias Sociales y la tecnología y seguir aprendiendo.

¿Sabes cuáles son las Ciencias base del Trabajo Social ?
¿Y las funciones de los trabajadores/as sociales?

martes, 21 de octubre de 2014

El fenómeno social de las herramientas tecnológicas.


Pensaba que el ímpetu de la “vuelta al cole” volvería a mí en este blog. Pero no. Por ahora, no hay tal ímpetu.
Así que una vez más y hasta que cierta energía haga posible post más elaborado, procedo a citar, y en esta ocasión, me encuentro entre los autores.


Posiblemente al igual que en su momento ocurrió con el teléfono, la radio o la televisión, internet se ha convertido en una herramienta que se encuentra inmersa en la vida cotidiana de la gran mayoría de los/as españoles/as. Las empresas han visto este potencial de negocio que ofrece internet, no ya sólo desde dispositivos estáticos como es una conexión en el lugar de residencia o de trabajo, sino que también en dispositivos dinámicos que utilizamos y nos acompañan en cada momento. De ahí que cada vez se encuentre más extendida la utilización de smartphone (teléfonos inteligentes) y de tablet. Lo que supone personas heterogéneas usando internet en dispositivos móviles en ciudades y pueblos de nuestro país.



Según podemos leer en la web de la ONTSI[1], respecto al número de internautas habituales con datos de octubre-noviembre 2012: “El número de internautas habituales (considerando habitualidad el uso en el último mes) alcanza ya la cifra de 24.204.000 individuos (…). Así, con más de 24,2 millones de internautas, el porcentaje de individuos que han utilizado Internet en España se sitúa en el 61,4%.”
Respecto a los servicios utilizados por los usuarios de internet nos indica:Los internautas españoles utilizan la red mayoritariamente para enviar y recibir correo electrónico, el 85,9% de los encuestados. La siguiente preferencia de los internautas es el uso de las redes sociales con un crecimiento muy marcado en los últimos años, alcanzando el 62,2%. Le siguen de cerca consultar las noticias de actualidad a través de Internet, alcanzando el 57,2% en la actualidad, y la mensajería instantánea con un 55,4%.
Por lo tanto el que los trabajadores/as sociales que por su formación son expertos en lo social, utilicen estas herramientas tecnológicas que para la mayoría de la población ya son de uso cotidiano, es hoy una necesidad para no quedarse atrás en esta evolución que supone este fenómeno social (con sus ventajas y posibles inconvenientes que habrá que tener en cuenta).
La intervención social en el s. XXI pasa por la formación, práctica responsable y comprensión por parte de los trabajadores/as sociales en las competencias digitales y herramientas tecnológicas y la difusión y formación a los usuarios/clientes.  El uso de estas herramientas en el entorno laboral además de en el privado o en el público, es una experiencia emergente.

Fuente: Arredondo, R. , Castellano, C. y Celimendiz, P. y colaboradores. (2013). Intervención social del S. XXI. Comunicación-taller presentada en el XII Congreso del Trabajo Social. Málaga.








[1]http://www.ontsi.red.es/ontsi/ Observatorio Nacional de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la Información. Órgano adscrito a la entidad pública empresarial Red.es, cuyo principal objetivo es el seguimiento y el análisis del sector de las Telecomunicaciones y de la Sociedad de la información.


lunes, 22 de septiembre de 2014

Encuesta para los lectores del blog.


En septiembre he realizado una encuesta (que ya ha sido eliminada del blog) para elegir el próximo tema del que escribiré en Octubre.

En la encuesta realizada el tema más votado ha sido: "tecnología".

Gracias por colaborar! 
Ahora manos a la obra!
 

viernes, 12 de septiembre de 2014

Conexiones perdidas.



El dolor de la pérdida es tan intenso y rompe tanto el corazón porque cuando amamos conectamos profundamente con otro ser humano, y el duelo es el reflejo de la conexión que se ha perdido (…). Evitar el dolor de la pérdida implicaría evitar el amor y la vida que hemos compartido.

Al final el duelo indica cuál ha sido la medida de nuestro amor, pero también dónde hemos apoyado nuestra vida. Si todo se basaba en esa persona se comprende que hay quien vive el duelo como si el mundo se acabara. Cuando la relación es de dependencia, el trauma es mayor, y la recuperación del duelo más difícil. Se puede plantear que la única forma de evitar el sufrimiento y el duelo sería huir de relaciones profundar, que cuando se rompan nos desgarran el alma.

Fuente: fotolia


El sufrimiento que nos deja la muerte de los demás perdura y solo el tiempo lo atenúa. Es el apego a las personas, los lazos creados lo que nos hace sufrir al separarnos de ellos, al romper los lazos de los sentimientos. En la medida en que nuestra vida no dependa de esos lazos y , al mismo tiempo, los hayamos creado con muchas personas, tendremos más apoyo para vencer la ruptura de la muerte.


En realidad el ser humano no puede vivir sin amar. De lo que se trata es de multiplicar nuestras relaciones para que cada pérdida nos ayude a crecer. Se dice que al igual que la alegría compartida aumenta, el sufrimiento compartido disminuye en cierto modo, cada duelo nos hace más fuertes pues nos ayuda a desprendernos de lo que pasa y a quedarnos con lo que permanece y lo único que permanece para siempre es el amor. Son experiencias que nos preparan para “la Experiencia” que un día supondrá nuestra propia muerte, en la que tendremos que desprendernos de nuestro cuerpo ajado y dejar como legado solo el amor que haya existido en nuestra vida.

Lo que queda cuando alguien muere es su recuerdo ocasional en la memoria de quienes seguimos en este mundo. 

La gente que pierdo por el camino ( y no me refiero sólo a los que fallecen) irá en aumento hasta la pérdida final del propio cuerpo, de la propia vida. Tiene mérito llegar hasta el final con ganas de amar y vivir. Porque como dice la canción “a nadie le gusta nacer para perder”. Y sin embargo es inevitable. 


Fuente:  Guinot Rodríguez, J.L. 2009 . “Duelo y trauma en la vida adulta. Duelo y cáncer.” Ponencia presentada en I Symposium del Observatorio del Duelo de la Asociación Victor E. Frankl. Valencia.