Ser trabajadora social influye en mi visión del mundo y me posibilita un aprendizaje continuo. Este blog está en un proceso.
Sobretodo cito lecturas para compartir con otros/as trabajadores/as sociales, educadores/as, psicólogos/as y en definitiva con personas a las que les gusten las Ciencias Sociales y la tecnología y seguir aprendiendo.

¿Sabes cuáles son las Ciencias base del Trabajo Social ?
¿Y las funciones de los trabajadores/as sociales?

domingo, 2 de diciembre de 2012

Etapas de una familia (1ª parte)


Según Scabini (1985), las etapas fundamentales que atraviesa una familia, originadas por uno o varios hechos críticos, se pueden subdividir (...)

El ciclo vital de la familia:

1. formación de la pareja; hecho crítico: matrimonio o convivencia.

2. la familia con niños; hecho crítico: nacimiento de los hijos.

3. la familia con adolescentes; hecho crítico: adolescencia de los hijos.

4. la familia en edad avanzada; hecho crítico: jubilación, enfermedad, muerte.



Formación de la pareja


El hecho crítico de esta fase lo constituye el matrimonio o la convivencia estable de una pareja.
Se trata de dos sujetos que vienen de distintas familias y que han aprendido, en sus respectivos contextos de pertenencia, diferentes reglas y modelos comunicativos. Se abre entonces un período caracterizado por la definición de las fronteras de este nuevo sistema conyugal, desde la estipulación de las reglas hasta el proceso de separación y alejamiento de las correspondientes familias de origen. Entre las tareas que deben afrontar durante esta etapa de desarrollo se ponen de manifiesto: la formación de la identidad de la pareja y la redefinición de las relaciónes con las familias colaterales y con los amigos, incluyendo en ellas al cónyuge y la relación conyugal.
Para superar esta primera fase se pueden encontrar dificultades o bloqueos. Pensemos por ejemplo en la incapacidad o imposibilidad de uno o ambos integrantes de la pareja de separarse de su familia de origen y por consiguiente de formar una identidad de pareja; en la dificultad de encontrar, en cada aspecto de la vida, reglas compartidas (desde la organización del hogar hasta la administración del presupuesto familiar, desde las relaciones sociales hasta el trato con las propias familias de origen y la intimidad conyugal).


Y si llegan los niños...
 


El nacimiento del hijo constituye para la pareja una revolución de las reglas tanto con respecto a las relaciones internas como a las externas.

Es necesario que la pareja abra las fronteras que había fijado para acoger al recién nacido y las vuelva a definir luego con respecto al exterior. También cambia la definición de la relación entre los dos integrantes de la pareja, que se debe amoldar a un nuevo aspecto específico: no ya únicamente compañeros, sino también padres de los hijos.



El sistema se torna más complejo, surgen problemas de organización familiar: opciones respecto al trabajo de la mujer fuera de casa, decisiones en cuanto a quién cidará del niño en ausencia de los padres (guardería, "canguro", abuelos, etcétera).

La llegada de una hijo traerá problemas decididamente más serios cuando no haya habido tiempo suficiente para la formación de una indentidad de pareja. Se podrá utilizar al hijo como un medio para definir las relaciones entre los integrantes de la pareja o entre ellos y las familias colaterales, colocándose entonces en una posición de posible triangulación o alianza.
Cuando no se hayan definido correctamente las distancias con las familiar de origen y no se haya producido una franca separación de ellas, a la 1ª generación le podrá resultar dificil aceptar el rol de "abuelos", negando capacidad de padres a sus propios hijos, y tenderán a proponerse como "padres de los nietos".
La criatura podrá llegar a ser un campo de batalla entre los padres(ancianos) y los hijos (adultos y también ellos padres) y será el objeto que les permitirá redefinir las relacions recíprocas.
Además, cuando los hijos sean más de uno formarán nuevos subsistemas que consistirá, en el nivel de la 2ª generación, en los subsistemas pareja y padres, mientras que en el nivel de la 3ª, consistirá en los subsistemas hermanos e hijos. Como ya hemos visto, entre éstos debe haber fronteras definidas y en caso de no ser así, se pueden estructurar alianzas intergeneracionales con grandes posibilidades de disfunción.
Durante esta fase puede haber otro factor de crisis con el ingreso de los hijos a las estructuras socializantes. Es la primera vez que la familia se enfrenta con el mundo exterior, con el sistema social. Puede suceder más o menos precozmente(guardería, jardín de infantes), pero , con toda seguridad, no se puede evitar cuando los hijos ingresan en la escuela obligatoria.
De esta interacción, la familia puede obtener la confirmación de sus propios modelos de organización, relacionales y comunicativos, y de las reglas educativas que ha establecido o, por el contrario puede sufrir ataques y descalificaciones.
Según el mensaje que se reciba, será inducida a abrirse a la interacción con el mundo exterior o, a la inversa, a cerrarse y aislarse cada vez más.
Campanini, A. y Luppi, F. 1991., Servicio Social y modelo sistémico. Una nueva perspectiva para la práctica cotidiana.(146-148) Barcelona. Ed. Paidós.

continúa en: Etapas de una familia (2ª parte).
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada